Principios cristianos:

Adicional a los principios educativos que rigen nuestro Proyecto Educativo, el Instituto Sembrador se sustenta en los Principios de la Fe Cristiana Evangélica, en la cual reconocemos la figura de Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Como principios fundamentales, destacamos: 

1. Hay un solo Dios, Creador del Universo: Hay un Dios viviente, Hacedor y Arbitro Supremo del cielo y de la tierra (Génesis 1:1); es un Espíritu infinito e inteligente; es indeciblemente glorioso en santidad; merece toda honra, amor y adoración; y en la unidad de la divinidad existen tres personas que son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, iguales éstos en toda perfección uno en ser y esencia pero desempeñando oficios distintos (Isaías 48:16). 

2. Cristo es el único Salvador: Dios amó al mundo de tal manera que dio a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna (Juan 3:16). No hay salvación aparte de la fe personal en Jesucristo como Señor y Salvador. La salvación es gratuita para todos, es por gracia por medio de la fe; no depende de obras buenas que el hombre pueda hacer (Efesios 2:8-9).  

3. La Santa Biblia es la Palabra de Dios: Las Sagradas Escrituras (Biblia), es la única regla de fe y conducta, inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir en justicia (2º Timoteo 3:16).

4. Dios creó hombre y mujer: Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza; varón y hembra los creó y los bendijo para que se reprodujeran y se multiplicaran en la tierra y disfrutaran de su creación (Génesis 1:26-28). Ambos tienen libre albedrío, es decir, están en la libertad de elegir sus propias decisiones, pero los cristianos evangélicos sabemos que esta libertad no es un pretexto para hacer lo malo, sino para actuar como siervos de Dios, obedeciendo su Palabra y sus mandamientos (1 Pedro 2:16).

5. La familia fue creada por Dios: La familia es la unión del hombre y la mujer, quienes a través del amor se comprometen a vivir juntos hasta que la muerte los separe (Mateo 19:5-6). Es la base de la sociedad y los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos, deben criarlos en disciplina y amonestación del Señor. Igualmente los hijos deben obedecer y honrar a su padre y a su madre (Efesios 6:1:4).

6. Tenemos Vida Eterna: Los cristianos evangélicos tenemos la convicción de que existe la vida eterna, una vida más allá de nuestra existencia en la Tierra. Nuestra relación con Dios y el haber aceptado a Cristo Jesús como nuestro Salvador o no, nos indicará en cuál de los dos lugares habrán de morar los hombres después de esta vida: Los redimidos (aquellos que aceptaron a Jesús) vivirán en el Cielo, y los perdidos (los que lo rechazaron) existirán en el Infierno y tal existencia, sea en el cielo o sea en el infierno, será eterna. De allí, nuestrapreocupación por que toda la comunidad escolar conozca y acepte a Jesús en sus corazones.